Single Blog Title

This is a single blog caption

Como Poner Límites Sin Sentir Culpa

///
Comment0
/

El principio de la tolerancia.
Cuando sientes que hay situaciones o personas que te quitan la paz, que te atormentan, que pretenden manipularte o forzarte a tomar ciertas decisiones que no van en la línea de lo que crees, sientes o quieres, es momento de poner límites y dejar de tolerar. La tolerancia es la actitud de una persona que respeta las opiniones, ideas acciones o actitudes de las demás personas, aunque no coincidan con las suyas. Sin embargo, la tolerancia llevada a extremos, termina por producir el síndrome de la víctima permanente, o sea, sentirte miserable porque la gente siempre se aprovecha de ti. Por lo que no debes permitir que personas o acciones de otros, afecten tu capacidad sentir, pensar o actuar de acuerdo a lo que tu deseas hacer.

Es importante para tu salud emocional y desarrollo personal que reacciones ante cualquier acción que afecte tu capacidad de expresarte. Este criterio debe estar determinado por la siguiente pregunta: ¿Hay que tolerarlo todo…? La tolerancia debe ser limitada, pero ¿cuál es ese límite?

¿Cuándo es el momento de poner límites?
Poner límites simple y sencillamente se refiere a decir no cuando no quieres algo y sí cuando lo deseas o lo necesitas. Por medio de marcar limites, una persona tiene la capacidad de lograr su libertad al sentir, actuar y pensar, es decir, a ser dueño de sí mismo. Estos límites se vuelven urgentes cuando una persona es manipulada al extremo de convertirse en esclavo de alguien más, sin voz, sin voto, y anula completamente su ser para complacer al otro, sin ser capaz de darse cuenta de que está en peligro su integridad física o psicológica al ser demasiado tolerante en esta situación.

Porque poner límites

En el lenguaje cotidiano tolerar a alguien es lo mismo que decir que lo soportamos, pero la tolerancia bien entendida más que soportar se refiere a respetar y actuar con asertividad. La tolerancia es una virtud, pero sin límites definidos por la dignidad personal se convierte en una falta de respeto para ti mismo, que es humillante y aniquila tu esencia.

Así como nos indignamos frente a la injusticia ajena, también tenemos la obligación moral de indignarnos cuando nuestros derechos personales se violan, por eso, no tolerar a los abusivos es una manera de respetarse a sí mismo. Tienes derecho a la resistencia y a no dejarte embaucar por el sufrimiento. ¡Nadie está obligado a subyugarse!

¿Como poner límites?
Cuando ya has establecido que llegó el momento en que no puedes tolerar más una situación o a una persona que te hace sentir mal o te priva de actuar de la manera en que tu deseas hacerlo, debes pasar a la acción lo antes posible. Y por favor, quita de tu mente la idea de que al poner límites te conviertes en una persona egoísta. Que te quede claro: Tienes derecho a que te respeten, pero solo puedes disfrutar de ese derecho si lo pides.

Partiendo de ahí, la mejor y más efectiva forma de poner límites es:

Hablar desde tu interior y sin juzgar al otro.
Es decir, trata de mostrar cómo te sientes cuando el otro te está invadiendo o faltando el respeto, pero sin juzgarlo ni etiquetarlo. Al hacerlo de esta manera, la persona con quien hablas se replantea como te está tratando y normalmente, cuando se dé cuenta de que te está haciendo daño, pondrá el freno y evaluará su comportamiento. Esto solo funciona si se lo dices sin ánimo de hacerle daño o de enjuiciarle. No te olvides, siempre con Amor. Seguramente, aunque el otro no llegue a comportarse como a ti te gustaría, si empiezas a ponerle límites no le quedará más remedio que cambiar su manera de tratarte. Y, lo más importante, es que al menos tú podrás empezar a vivir tranquila, a valorarte y a sentirte bien.

Así que no sientas culpa si en algún momento de tu vida pusiste limites o decides hacerlo en algún momento, en situaciones que atentan contra tu dignidad y te hacen sentir menospreciado o humillado. Recuerda que poner límites te abre la puerta a la libertad de ser quien eres, especialmente si lo haces de manera asertiva. Ahora, ya solo depende de ti. Cada día, tú eliges si poner límites o no ponerlos.
Si deseas saber más de crecimiento personal te invito a que visites Rise Programs, adquieras la membresía y accedas a los cursos y talleres creados especialmente para ayudarte a desarrollar tus habilidades y que te conviertas en una mejor versión de ti mismo.

Yo soy Adriana Gallardo, y esto es Rise Programs, la puerta al éxito.

Leave a Reply

MexicoUSA