Blog

LO QUE SE DEBE Y NO SE DEBE HACER PARA HABLAR CON TUS HIJOS SOBRE EL ALCOHOL

¿Sabías que abril es el mes nacional de concientización sobre el alcohol?
El 21 de abril en particular se dedica a aconsejar a los niños y adolescentes sobre los peligros del alcohol. El consumo de alcohol entre los menores es un problema de salud pública muy común en todo el mundo, pero es especialmente complicado en los Estados Unidos.
Aunque existen leyes estrictas que rigen la venta y el consumo de alcohol en Estados Unidos, los adultos jóvenes y los niños menores de 21 años siguen bebiendo en cantidades significativas.
De hecho, según una investigación realizada por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y Alcoholismo (NIH), las personas de 12 a 20 años beben hasta el 11% de todo el alcohol consumido en los Estados Unidos.
Esto se traduce en millones de vidas jóvenes vulnerables a la adicción, lesiones o muerte, cada mes.
Si tu eres un padre con hijos que se encuentran en la edad de la adolescencia, el Mes de concientización sobre el alcohol es una gran oportunidad para tener una conversación seria con tu hijo sobre la sobriedad y el consumo responsable.

Aquí hay algunos propuestas de lo que NO se debe hacer sobre cómo abordar el tema:

SEA UN BUEN EJEMPLO: las personas tienen diferentes formas de aprender creencias y valores, pero cuando se trata de disciplina, la gran mayoría de los niños aprenden más de lo que demuestran sus padres que de lo que dicen sus padres. Independientemente de cuánto pueda disfrutar personalmente las bebidas alcohólicas, nunca permita que sus hijos lo vean borracho y siendo un desastre o con conductas nada ejemplares.

NO PIENSE A CORTO PLAZO: cuando se trata de abuso de sustancias y adicción, todo el destino de su hijo estará en sus manos. Mientras se prepara para hablar con su hijo sobre la bebida, recuerde que no se trata solo de influir en su comportamiento aquí y ahora. Se trata de enseñarles a comportarse bien por el resto de sus vidas.

CONOZCA LA VERSIÓN DE LOS HECHOS: antes de conversar con sus hijos sobre la salud y la seguridad, investigue un poco para asegurarse de que puede hablarles con autoridad competente. Nunca recurras a leyendas urbanas o tácticas de miedo como una forma de persuadirlos. Eso no solo los desinforma, sino que aumenta las posibilidades de que tomen malas decisiones.

NO LO POSPONGAS: no importa cuán seguro te sientas sobre el hecho de que tus hijos no beben, nunca postergues tener conversaciones serias con ellos sobre los peligros del alcohol. Los valores que inculcas en ellos deben ser prominentes y estar tan arraigados que ninguna presión de grupo o influencia externa anule tu voz en el futuro.

SIMPATIZA CON SUS EXPERIENCIAS: no hay un padre en el mundo que no quiera evitar que sus hijos cometan errores, pero, si queda atrapado en ser un padre disciplinario implacable, podrías terminar proyectando insensibilidad o que no te importa. Olvidando las razones por las cuales es probable que tu hijo consuma alcohol. No solo hables tu, habla con ellos, deja que se expresen.

El consumo de alcohol entre los menores es un trampolín hacia una avalancha de problemas en la vida.
Reduce la esperanza de vida, aumenta las posibilidades de agresión sexual, interfiere con el desarrollo biológico y fomenta la dependencia de sustancias químicas para la supervivencia, solo por nombrar algunos.
Hay muchas maneras diferentes en que los padres pueden evitar que los niños consuman alcohol, pero podría decirse que el método más efectivo es enseñarles sobre el consumo responsable.
Habla con ellos cuando sean jóvenes y háblales, platicales con frecuencia. Asegúrate de que entiendan que el alcohol tiene sus peligros. Cuanto más honesto y sincero sea, mejor será la base que establecerá para su futuro.

 

 

Leave a Reply

.cn-button.wp-default { float: initial; }
MexicoUSA